Pleno infantil

El 20 de noviembre se celebra mundialmente, el día de los derechos del niño. Como todos los años el excelentísimo Ayuntamiento de Chiclana, celebra un pleno infantil en el que dos alumnos de quinto de cada colegio presenta una propuesta. Este año se ha tratado el derecho a la protección contra los malos tratos.

Candela y Pepe han sido nuestros representantes y han explicado nuestra propuesta con gran éxito.

El cole en Santa Ana. La ermita.

Aprovechando el buen día que hace hemos subido a la Ermita de Santa Ana. Las vistas eran impresionantes y hemos podido localizar Medina, Puerto Real, San Fernando, Sancti Petri y el puente de la Constitución de Cádiz.

En mates hemos aprendido la jerarquía de las operaciones. Y hemos hablado, de paso, de cuando los soldados de Napoleón destruyeron la ermita.

Después hemos desayunado en el parque, y para terminar un concierto de flauta en las escaleras del jardín.

Elige: ella o nosotros

Hoy en tutoría hemos tratado un dilema en el que tenemos que elegir entre una amiga y otros amigos.

No sabemos qué hacer porque nos caen bien todos.

Hemos analizado todas las posibilidades.

http://acciones.aldeasinfantiles.es/camp/menudo-dilema/media/upload/pdf//dsoellaonosotros_editora_7_31_1.pdf

Después hemos tratado el dilema de la galleta con regalo. Hemos utilizado la técnica 1,2,3. Y hemos analizado las posibilidades y por qué. Si es por egoísmo, temor o expectativas.

Han salido muchas posibilidades distintas y hemos podido analizar cómo reaccionamos ante estas situaciones en la vida cotidiana.

http://acciones.aldeasinfantiles.es/camp/menudo-dilema/media/upload/pdf//dsgalletasconregalo_editora_7_25_1.pdf

Bienvenidas y bienvenidos al nuevo curso

Un nuevo curso nos espera al profesorado, familias y alumnado de quinto, en este curso 2018/19.Hemos empezado con mucha ilusión y muchas fuerzas. Nos hemos propuesto imaginar nuestra clase ideal. En una redacción con dibujo hemos podido expresar nuestros deseos. La imaginación y la creatividad se ha desbordado. Mascotas, jacuzzi, castillos hinchables y leones han aparecido en nuestros deseos de tener un aula en la que estar más a gusto. Después de reflexionar, tenemos varias propuestas posibles. Más adelante las iremos desvelando.

Les damos la bienvenida a nuestros nuevos compañeros, Lucas y Nicolás. Os recibimos con los brazos abiertos.

Elección de delegados y delegadas

Ya tenemos nuevos delegados y delegadas.

Después de unas elecciones ajustadas tenemos los resultados.

Para el primer trimestre, Álvaro y Lorena.

En el segundo trimestre, Yaiza y Marcos.

Al llegar el tercer trimestre Candela y José Antonio.

Os deseamos que disfrutéis de vuestro nuevo cargo.

Hemos estrenado nuestra nueva asamblea y nuestra nueva zona de juegos. Legos, Playmobil, juegos de mesa y manualidades.

BIENVENIDA A MARIAN

A partir de ahora, la responsable de este blog será Marian Pizarro, mi sustituta.

Estoy encantada de haberla conocido antes de marcharme. Me parece una gran profesional y mejor persona aún. Estoy convencida de que con su sonrisa y buen hacer conquistará al alumnado y toda la comunidad educativa.

¡Suerte, compañera, y a disfrutar de estos meses en el Serafina!

Para cualquier duda, sabes que puedes contar conmigo y con las estupendas compañeras de ciclo que tienes.

ORGULLOSA DEL ALUMNADO

Dedico esta entrada al alumnado que con tanto cariño me despidió el jueves 1 de marzo. Me marché del colegio con el corazón “partío”, como dice la canción de Alejandro Sanz. Fue una mañana muy intensa con tantas muestras de afecto que nunca podré olvidarlo ni dejar de dar las gracias por haber tenido la oportunidad de trabajar en este colegio.

¡Gracias, gracias, gracias!

Me encantaría exponer aquí vuestros mensajes, pero serían muchos y para mí todos tienen la misma importancia como para elegir solo algunos. ¡Cómo podéis llegar a conocerme tan bien! ¡Qué satisfecha me voy de ver que sois capaces de expresar vuestros sentimientos y valorar lo que hacemos por vosotros! Espero que a vuestros padres también les hagáis libritos de piropos de vez en cuando, porque son regalos que no cuestan nada y valen más que cualquier objeto material.

 

 

DESPEDIDA DEL ALUMNADO

Queridos alumnos y alumnas:

Hoy es un día difícil para mí. Comparto con vosotros la alegría de comenzar un nuevo trabajo que me ilusiona, pero me aleja de vosotros, que tanto me habéis dado y enseñando en estos años.

Aunque me marche, me gustaría que siguierais en nuestra línea de trabajo: apoyándoos unos a otros, evitando las comparaciones y valorando lo bueno que cada uno aporta al grupo. Confiad siempre en vuestras capacidades y luchad para superar las dificultades que vayan surgiendo. Recordad que lo más importante es la satisfacción de esforzarse e ir avanzando, que no importan los errores porque gracias a ellos aprendemos.

Para el recuerdo siempre tendremos todas las imágenes de los momentos compartidos y expuestos en nuestros blogs.

Quisiera despedirme con la alegría que siempre me habéis recibido y con la que disfrutábamos de la hora del recreo el pasado viernes 23. Gracias por transmitirme vuestra espontaneidad y felicidad.

CONFIANZA EN UNO MISMO

Esta semana la clase de ajedrez en el Tercer Ciclo ha cambiado los tableros por la pizarra digital con una presentación sobre el tema de la confianza en uno mismo y las piezas,  por cada uno del grupo de alumnos y alumnas.

Se trata de un tema muy importante que también tratamos en las tutorías y en las clases en general. Para avanzar y crecer en la vida es necesario conocernos y creer en nuestras habilidades para enfrentarnos a los retos con menos miedo y más decisión. El gran reto está en controlar la mente para alejar los pensamientos negativos y poder actuar , independientemente de que el resultado no sea el deseado porque aprendemos cuando nos equivocamos.

Aquí dejamos unos consejos a seguir para aumentar la confianza en unos mismo:

Y para leer y reflexionar en familia dejo esta parábola de la seguridad en sí mismo.

Un día un sabio maestro recibió la visita de un joven que se dirigió a él para pedirle consejo:

— Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?

El maestro sin mirarlo, le dijo:

— Cuánto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mi propio problema. Quizás después… y haciendo una pausa agregó: — si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este problema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar.
— E… encantado, maestro— titubeó el joven, pero sintió que otra vez era desvalorizado y sus necesidades postergadas.

—Bien— asintió el maestro. Se quitó un anillo que llevaba en el dedo pequeño y al dárselo al muchacho, agregó:

— Toma el caballo que está allá afuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo porque tengo que pagar una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro. Ve y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas. El joven tomó el anillo y partió. Apenas llegó, empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes, quienes lo miraban con algún interés.

Pero les bastaba el escuchar el precio del anillo; cuando el joven mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le daban vuelta la cara y solo un viejito fue tan amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio de un anillo. Alguien le ofreció una moneda de plata y un cacharro de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro y rechazó la oferta.

¡Cuánto hubiera deseado el joven tener esa moneda de oro! Podría entonces habérsela entregado él mismo al maestro para liberarlo de su preocupación y recibir entonces su consejo y ayuda. Triste, subió a su caballo y volvió a donde el maestro se encontraba:

— Maestro -dijo- lo siento, no se puede conseguir lo que me pediste. Quizás pudiera obtener dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.
— Qué importante lo que has dicho, joven amigo —contestó sonriente el maestro—. Debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al joyero. ¿Quién mejor que él para saberlo? Dile que quisieras vender el anillo y pregúntale cuanto te da por él. Pero no importa lo que ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo. El joven volvió a cabalgar.
El joyero examinó el anillo a la luz del candil con su lupa, lo pesó y luego le dijo:

— Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender ya, no puedo darle más que 58 monedas de oro por su anillo.
— ¡58 MONEDAS! — exclamó el joven.
— Sí, -replicó el joyero— yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, pero no sé… si la venta es urgente…

El joven corrió emocionado a la casa del maestro a contarle lo sucedido.
— Siéntate —dijo el maestro después de escucharlo— Tú eres como este anillo: Una joya, valiosa y única. Y como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un experto. ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?